15 mar. 2009

Era otro jueves cobarde. Iba caminando por el boulevard de los sueños rotos con su mejor amiga, qe se llama soledad, qe era una barbie superstar, en aqel tiempo, cdo era mas joven.Iban hablando de contrabando y haciendo ruido. Levaba su ropa preferida, incluso sus medias negras, qe estaban rotas, porqe en una de esas noches de boda, el como un explorador qiso llegar al 69 punto G y las rompio.Todo comenzo en el bar de nicanor. Pensaron qe solo serian aves de paso. Bailaron la cancion de los buenos borrachos y desp de seis teqilas dejaron el bar. Era una noche negra, en la qe ese hotel, dulce hotel los cobijo.Desp de algunas mentiras piadosas y de muchos besos con sal llego lo qe no esperaban. Amor se llama el juego, pero ese nombre no era para ellos, y prefieron no nombrarlo.Pero dejaron las camas vacias, y con lo qe eso duele, ella dejo caer una lagrima de plastico azul, y ni ella podia creerlo.Ahora qe,ella era una princesa sin principe, y aunqe estuvieron en pie de guerra, ella añoraba aqellos besos y porros junto a el. Resumiendo, extrañarlo era como un dolor de muelas, aunqe ella no qeria aceptarlo. Y sin embargo, aunqe su corazon estaba cerrado por derribo, ella seguia siendo mas guapa qe cualqiera. Lo unico qe qeria era tirarse sola a orilla de la chimenea a pensar y contar mas de cien mentiras por las cuales ser feliz, tomandose unas cuantas pastillas para no soñar.Doblaron en la calle melancolia y llagaron. Estaban en el recital de su artista favorito, qe era tan joven y tan viejo al mismo tiempo. Comenzo a cantar la cancion mas hermosa del mundo para ella, peces de ciudad.-Eh sabina- grito alguien del publico:- cantanos dieguitos y mafaldas, qe vos sos tan argentino como nosotros.Aunqe no era nadie mas qe la rubia de la cuarta fila se sentia plena al escucharlo cantar, pudiendo dejar todo donde habita el olvido.

No hay comentarios: